Regresar a todos los árticulos

8 Frases para negociar tu sueldo con éxito

negociar sueldo salario

Has llegado hasta el final de un proceso de reclutamiento de personal. Ya estás rozando comenzar en tu nuevo puesto. Sin embargo algo vital se interpone entre tú y tu mejor versión laboral. Negociar tu sueldo. Esta es una fase clave para tu satisfacción y rendmiento en cualquier puesto. Es por ello que es muy importante tener en cuenta cómo negociar tu sueldo en una entrevista.

A continuación te mostramos las 8 fases clave para negociar tu sueldo con éxito en una entrevista de trabajo.

Según mis investigaciones

Preparar tu entrevista es el primer paso en cualquier proceso de selección. Y uno de los más relevantes es conocer el valor de tu puesto en sectores e industrias similares. Un trabajo bien hecho impresionará al entrevistador, quien ahora comprenderá que no solo sabes lo que quieres sino también sabes exactamente tu valor.

Por ejemplo: según mis investigaciones en este puesto y con una experiencia similar los sueldos oscilan entre X – Y, por tanto considero que un buen sueldo sería uno que, por lo menos, se encontrara dentro de esta horquilla.

El mercado laboral actual

Con tu buen trabajo de preparación pre-entrevista final habrás encontrado datos reales de los sectores. Sin embargo el mercado laboral es oscilante y, por ejemplo, las crisis mundiales le afectan. Se consciente de ello y usalo a tu favor. Házle saber que comprendes la situación y el por qué de los sueldos que considera el entrevistador. Pero no peques de bueno. Se firme también.

Por ejemplo: Considerando que el mercado laboral actual ha sufrido un gran declive entiendo que los sueldos no sean extravagantes. Por otro lado…

Valor añadido

Algo que no puedes hacer es sobreentender que tu eres indispensable. Ningúno lo somos. Por tanto no hagas alarde de tus grandes competencias en comparación con otros. En cambio, muestrale al entrevistador lo que puedes ofrecer a la empresa y otros no, y utilízalo cómo arma para negociar el sueldo.

Por ejemplo: Comprendo tu punto de vista, aunque creo que mi visión creativa del sector puede ser un punto importante en este mercado tan cambiante.

Flexible

Eres flexible. Y al igual debe de serlo tu entrevistador y la organización. Utiliza esta palabra para hacerle comprender al entrevistador que existen muchas soluciones para esta negociación. Es decir, que no estás cerrado a otras vías para alcanzar un sueldo que beneficie a ambas partes. Empresa y trabajador.

Tiempo para meditar la oferta

“Me gustaría tomarme un tiempo para meditar la oferta”. Al utilizar esta frase conseguirás que el entrevistador entienda que, por lo menos, os estáis acercando. Y considerando que algunos procesos de selección de personal pueden ser largos, esto le traerá alegría al reclutador.

Por otro lado, no te olvides de seguidamente utilizar esta frase: Mañana mismo te daré mi respuesta (si se trata de una oferta final), o “¿me podrías dar unos 15 minutos?” (si es en medio del proceso).

Punto medio

Alcanzar un punto medio en muchas negociaciones es lo ideal. No trates de forzar la situación para tu beneficio. Como bien habrás dicho anteriormente, eres flexible. Por tanto trata de aliviar esa fricción que pueda crearse durante las negociaciones antes de que se rompan.

Por ejemplo: Creo que estamos ligeramente alejados y, considerando todos los aspectos importantes, creo que podríamos dejarlo en un punto medio.

Beneficios no económicos

Supongamos que el punto medio no ha terminado de cuajar. Es el momento de hablar de aquellos beneficios no económicos que puedan decantar la balanza para las dos partes. Hablamos de; horario flexible, teletrabajo, dietas pagadas, etc. Es decir, el conocido salario emocional.

No te cortes a la hora de preguntar por esos beneficios que la empresa ofrece. Es una muy buena forma de “ganar dinero” sin gastarlo y de realizar un trabajo mucho más féliz contigo mismo.

Muchas Gracias

Dale las gracias a tu entrevistador/a. Como ya habrás advertido, estos tipos de procesos pueden resultar tediosos y extenuantes para ambas partes. Y creeme cuando te digo que el reclutador recibirá con placer un “muchas gracias” al terminarlo. 

No hay mejor forma para comenzar en un nuevo puesto que con buenas palabras por parte del seleccionador.

5 Frases que tienes que evitar al negociar tu salario

Si bien es cierto que las frases que te hemos mostrado más arriba harán de tus negociaciones un proceso exitoso, también existen 4 frases a evitar.

Continuamos.

Quiero/necesito

Evita ponerte a ti como el elemento principal en la conversación. Una negociación es básicamente una forma de llegar a un acuerdo entre 2 partes. DOS. No UNA.

Esto podría darle a entender al entrevistador/a que no tienes en cuenta el beneficio de la empresa y que realmente no rendirás adecuadamente para ella.

No estoy de acuerdo

Puedes no estar de acuerdo con muchas cosas. El problema llega cuando la intransigencia toma el control de la conversación. Trata de ser flexible y comprender los puntos de vista del reclutador y, a su vez, muéstrale educadamente tu punto de vista. 

Un “sin embargo” puede salvar las negociaciones.

No es adecuado

De nuevo mostrarás que tu eres la parte más importante de la negociación. Trata de exponer tu idea con otras palabras cómo un “me sentiría más cómodo”.

Soy el/la mejor

Recuerda que no eres indispensable. Por muy experto que seas en tu ámbito, el trabajo es cosa de equipo. Y si crees que eres el mejor para un puesto y por ello exiges un salario concreto, el entrevistador entenderá que estás infravalorando a tus futuros compañeros y a él.

Vale

Si bien es cierto que estar de acuerdo va a ayudarte a alcanzar el éxito en tus negociaciones, no estés conforme con todo lo que te digan.

No tengas miedo de mostrar tus ideas. Ten claro quién eres, cuánto vales y por qué. De esta forma el negociador también comprenderá tu valor.

Ahora ya tienes todo lo necesario para llegar a un acuerdo beneficioso para ambas partes. Es el momento de que lo pongas en práctica: