Regresar a todos los árticulos

Cómo manejar el estrés laboral (en 8 pasos)

como manejar el estres laboral

En muchas ocasiones nos hemos encontrado en el trabajo sobrecargados de faena y en unas condiciones económicas poco decentes. Es por ello que habitualmente hablamos de estrés laboral.

Este tipo de estrés puede ser causado tanto por salarios bajos, falta de oportunidades de promoción, volumen elevado de trabajo, tareas monótonas y un ambiente laboral precario, entre otras.

Por otro lado sus consecuencias pueden ser nefastas. Desde sufrir ansiedad temporalmente y que el estrés laboral pueda ser controlado, hasta que se vuelva crónico. El estrés laboral no puede ser tomado a la ligera ya que sus estragos pueden afectar tanto física como emocionalmente.

De hecho, y especialmente, durante esta crisis sanitaria (Covid-19), al igual que con anteriores crisis mundiales, los trabajos se vuelven inestables. Y ello propicia incertidumbre, sobrecarga de trabajo y sueldos todavía más bajos. Es por ello que es el momento de saber cómo manejar el estrés laboral y revertir la situación hasta el punto de recuperar la ilusión por tu trabajo.

8 Pasos para combatir el estrés laboral

Te presentamos los 8 pasos clave para combatir el estrés en el trabajo. Todas estas técnicas te ayudarán a mejorar tu relación con el trabajo. Además repercutirá en tu salud general y tus relaciones interpersonales.

1. Identifica el foco del estrés

El primer paso de todos es determinar cuál es la fuente de tu estrés. Ya sean las relaciones interpersonales o la sobrecarga de trabajo. Resulta de vital importancia identificar el foco del estrés ya que esto te ayudará a tomar las decisiones adecuadas para mitigarlo del todo.

Una forma muy útil para identificarlos es llevar un pequeño registro. Por ejemplo una pequeña libreta o una nota en tu smartphone. No importa el medio. Lo importante es que empieces a detallar en ella aquellos momentos que te han alterado o agobiado. Registra toda la información que puedas (ambiente, personas, circunstancias, tus pensamientos y tu reacción).

Gracias a esta toma de datos los siguientes pasos se harán cuesta abajo.

2. Responde saludablemente ante el estrés

Es muy importante que cuando te enfrentes a una situación estresante respondas de forma sana. Un ejemplo de reacción malsana sería por ejemplo: ante una sobrecarga de trabajo comprarte un snack plagado de calorías, comida rápida, alcohol y especialmente cigarrillos.

El truco aquí es simple. Ahora que ya conoces el detonante de estas situaciones lo único que debes hacer es sustituir ese mal hábito por algo sano. En este caso el mejor sustituto es el deporte. Sin embargo sabemos que en algunos casos no es posible reaccionar con deporte (por ejemplo en la oficina). Sin embargo te damos algunas ideas que puedes aplicar, aunque siempre debes tener en cuenta esos hobbies que te gusten y puedas implementar: leer un libro, comer fruta, dar un paseo (sin cigarrillos) y escuchar música.

Siéntete libre de encontrar aquella pasión que pueda atenuar los malos tragos del trabajo.

3. Establece límites

En muchos casos el trabajo se va contigo a casa. Y por supuesto eso no puede ocurrir (al menos no siempre). Debes trazar límites claros entre tu trabajo y tu vida fuera de él. Esto puedes hacerlo simplemente no contestando llamadas al terminar tu jornada laboral, no contestando mails o simplemente apagando el celular.

4. Aprender a delegar

Estás sobrecargad@ de faena pero crees que solo tu puedes hacer esa tarea con los mejores resultados. Pues estás equivocad@.

Si existe un mayor descubrimiento en la vida laboral que aprender a delegar, por favor comunícamelo. Sin embargo debo decir que cuando aprendes a delegar, de forma coherente y sin saturar a tus compañeros, tu vida cambia. Y es que en muchos casos el trabajo es muy exigente o tiene plazos muy cortos, o ambos. En esos momentos delegar faena no solo conseguirá que la tarea se realice con éxito. También conseguirás una mejor calidad en el trabajo final. Y por si fuera poco tus compañeros te sorprenderán, dándote cuenta de que las relaciones interpersonales son un “must” en cualquier puesto. Y todo esto, por supuesto, resulta en una mejor conciliación con el trabajo y, por tanto, un menor nivel de estrés.

5. Pon en práctica la comunicación asertiva

La comunicación asertiva es la herramienta de autocontrol ideal para manifestar tus ideas, opiniones y sentimientos de forma clara y directa. Utilízala con respeto y sin herir o perjudicar a tus compañeros.

Y es que en algunos casos pese a haber realizado los 4 pasos anteriores el estrés sigue ahí. Para esas situaciones es muy importante aprender a decir “no” a las demandas irracionales de tus compañeros o jefes. Aunque, por supuesto, sin perder la comunicación con los demás. Se trata de ser empático pero sin dejar de lado nuestros problemas.

6. Aprende a relajarte

Sabemos que suena obvio. Sin embargo muchas personas no saben cómo relajarse realmente. Y es un problema grave cuando sufres de estrés laboral. Por suerte también es un problema de fácil solución. Algunas de las técnicas que puedes utilizar son: meditación, respiración profunda o la conciencia plena.

Puedes comenzar por poner en práctica estas técnicas solo unos minutos al día. Aprender a degustar momentos como un paseo, una comida o una charla, ayudarán a que te sientas más aliviado a lo largo del día.

7. Adopta un lenguaje positivo

Está demostrado que adoptar un lenguaje positivo ante el estrés diario ayuda. Y mucho. Se trata de olvidarte de todos aquellos comportamientos denigrantes hacia ti y tu trabajo. Es decir, evita decir “no puedo” o “no soy capaz”. Este tipo de conducta sólo origina más frustración y por tanto debe ser sustituida.

En vez de decirte estas cosas prepárate para ser positivo hoy mismo. Mejora tu rendimiento y tu vida diciéndote constantemente “yo puedo”, “yo valgo mucho”.

8. Descansa correctamente

Ya has realizado todos los pasos anteriormente mencionados. Sin embargo te falta el más vital. Descansar correctamente. Es muy importante que adoptes una rutina para tus descansos. Una verdaderamente inquebrantable. El descanso puede suponer la victoria o la derrota frente al estrés laboral.

Ahora ya conoces los 8 pasos clave para manejar el estrés laboral. Es el momento de que los pongas en práctica. Sin embargo y si crees que lo has probado todo y nada ha funcionado… siempre puedes plantearte un cambio de ambiente. Consigue una entrevista en TeRecluta ahora.